sábado, 20 de diciembre de 2014

27 ideas para fomentar la motivación intrínseca en los alumnos. Mia MacMeekin

Basamos la mayor parte de la motivación en el aula en la motivación intrínseca impulsada por el deseo de alcanzar un resultado. 

Este deseo de obtener una buena calificación, llegar a universidad o universidad, o simplemente no meterse en problemas con los maestros o padres. 

Este suele ser el tipo de motivación que comúnmente se utiliza en nuestras clases. La o motivación extrínseca se encuentra tan incorporada en nuestras normas socialesy programas de estudio que la vemos como la única posible. No entenderíamos la educación sin notas y sin aprobados y suspensos. 

Sin embargo, otra educación es posible y debe estar fundamentada en el desarrollo de la motivación intínseca. 

La motivación intrínseca es impulsada por un interés o disfrute de la materia material o materia, por el gusto o deseo de aprender. Debemos fomentar y, sobre todo, no destruir, esta motivación innata en el ser humano. No pervertirla mediante las calificaciones y los caramelos externos. Cuando desaparezcan, desaparecerán con ellos el deseo de hacer algo. 

La motivación intrínseca conduce a la felicidad, mientras que la extrínseca nos hace esclavos de nuestro trabajo ¿Has pensado alguna vez cuando algo te gusta si tienen que animarte a hacerlo?

Nuestra misión debe estar más encaminada a ayudar descubrir motivaciones, a fomentar las que existen, a enriquecerlas, a orientarlas, a servir de lanzadera de las mismas.

¿Conoces a algún compañero que una vez que ha logrado sus objetivos en la vida basado en elementos extrínsecos no desea continuar aprendiendo algo relativo con su materia o con algún otro aspecto? ¿Cómo suele ser la actitud de estos compañeros ante el hecho educativo?

Pero la motivación intrínseca no es sólo una cosa natural, se puede fomentar en los estudiantes. La siguiente infografía de Mia MacMeekin explora 27 ideas para fomentar este tipo de motivación en los alumnos.

  1. Comparte tu historia con tus estudiantes
  2. Incorpora al estudiante en su aprendizaje
  3. Despierta la curiosidad sobre un tema
  4. Elimina recompensas extrínsecas
  5. Crea una clase libre de notas
  6. Pregunta a los alumnos lo que les motiva y luego aprovéchalo
  7. Reta a tus estudiantes a encontrar una nueva solución a un viejo problema
  8. Fomenta formas creativas para resolver una tarea
  9. Utiliza equipos o grupos
  10. Elogia a los estudiantes por sus logros significativos
  11. Practica lo que enseñas
  12. Juega a un juego que enseñe los mismos principios
  13. Descubre tu pasión
  14. Descubre la pasión de tus estudiantes
  15. Da tiempo para que el proceso suceda
  16. Demuestra, ejemplifica, describe, y compromete a tus alumnos con un propósito
  17. Añade energía a lo que estás haciendo
  18. Crea un nuevo ambiente para la creatividad
  19. Establece metas que alcanzar y muéstralas
  20. Crea tareas que los estudiantes decidan realizar
  21. Permite a los estudiantes medir su progreso durante el proceso
  22. Crea un ambiente de confianza
  23. Crea un espíritu de clase
  24. Anima a participar en servicios comunitarios
  25. Deja que los estudiantes tengan elección, en lo que hacen, cómo lo hacen, y cómo evaluarlo
  26. Comparte lo que está sucediendo en el aula
  27. Incorpora vidas e historias de los estudiantes en la clase



Publicar un comentario