domingo, 26 de octubre de 2014

Cinco tendencias por llegar

  1. El contenido dividido en pequeños segmentos de información que se enseñan con más frecuencia. Se basa en la tesis de que el cerebro es más eficiente procesando entre 4 y 5 bits de información a la vez. Es una táctica para evitar la fatiga del aprendizaje y retener más conocimiento.
  2. Más repeticiones de los puntos clave que deben aprenderse, y que se examinarán con test más frecuentes. Se trata de que el estudiante esté más tiempo expuesto a la misma información hasta que la incorpore de un modo efectivo. Muchas investigaciones muestran que se aprende más rápido a partir de la repetición del contenido clave que a través de una lección lineal más larga.
  3. Enseñanza personalizada al máximo, tanto por intereses como por el nivel de cada alumno. Para esto será muy útil el empleo de la analítica de datos a las propias plataformas de e-learning.
  4. La clase se parecerá cada vez más a una red social o a una sala de juegos. Con etapas a superar que marcaran los niveles de aprendizaje. Quedará muy señalizado el horizonte, es decir dónde termina el curso.
  5. La formación online móvil. Es decir, el curso que uno se puede llevar a cualquier parte será la norma. Los contenidos se adaptarán a los dispositivos móviles, de modo que uno pueda consultar píldoras en vídeo o cualquier material audiovisual desde el teléfono.
Acceder al artículo completo en El País
Publicar un comentario en la entrada