domingo, 4 de mayo de 2014

El perdedor. Cortometraje y cuento

A veces en la vida hay que perderlo todo para poder ganar. Aunque he ganado muchas cosas cuando he perdido, tampoco necesito perder para ganar cosas.

Lo principal que me ha dado este blog, los amigos. Esos los tenía ya. No necesito un blog para tenerlos, pero estos no son menos valiosos por haberlos obtenido de esta manera. Muchas veces me lo han demostrado.

Esa es mi ganancia, la que más me importa. No tiene precio, pero sí mucho valor.

Saber que soy útil a personas es y era mi mayor motivación durante estos 8 años de blog. Mi motovación es intínseca. Me defino como un buscador que siente placer buscando y compartiendo en ida y vuelta sus hallazgos, menores o mayores.

Es como aprender, cuando algo te gusta, no te cuesta. Disfrutas haciéndolo.

Siempre he creído en la humildad, más allá del corazoncito de cada uno y de los egos inconfesables. Por eso, no rehuyo el fracaso. Me ha enseñado siempre. A veces duramente, pero a la postre siempre lo he agradecido, aunque en esas ocasiones, hubiera preferido aprenderlo de otra manera.

Los demás, bienvenidos sean.

Amigos, esta es su casa y mi ínsula afortunada, el lugar en el que serán bien recibidos. Qué no son gigantes ni molinos, sólo atardeceres renovables en buena compañía.

Mi regalo para todos ustedes

También puedes ver
273 Cortometrajes con valor educativo

Estos, los vuestros. Mil gracias, amigos


Publicar un comentario