viernes, 19 de octubre de 2012

Lauren Hodge: Si fueran a un restaurante y quisieran una opción más saludable ¿qué elegirían, pollo asado o frito?


Lauren Hodge: Si fueran a un restaurante y quisieran una opción más saludable ¿qué elegirían, pollo asado o frito? La mayoría respondería pollo asado, y es verdad que el pollo asado contiene menos grasa y calorías. Sin embargo, oculta un peligro. El peligro oculto son las aminas heterocíclicas; específicamente la fenometil imidazopiridina o PhIP (Risas) que es el compuesto inmunogénico o cancerígeno.

Un carcinógeno es la sustancia o agente que causa un crecimiento anormal de las células, que puede provocar una metástasis o propagación. También hay componentes orgánicos en los que uno o más de hidrógenos del amoníaco son reemplazados por un grupo más complejo. Hay estudios que demuestran que los antioxidantes disminuyen estas aminas heterocíclicas. Pero aún no hay estudios que muestren cómo o por qué. Aquí hay cinco maneras de clasificar los agentes cancerígenos. Como ven, ninguna considera que los compuestos sean seguros, lo que justifica la necesidad de reducirlos en la dieta.

Se preguntarán cómo es que a una niña de 13 años se le ocurre esta idea. Y fue por una serie de eventos. Primero, me enteré leyendo sobre una demanda en el consultorio de mi médico (Risas) una demanda entre el Comité Médico para una Medicina Responsable y siete restaurantes de comida rápida. No fueron demandados porque hubiese carcinógenos en el pollo, sino debido a la Propuesta 65 de California, que establece que si hay algo peligroso en los productos las empresas tienen que brindar una advertencia clara.

Publicar un comentario